domingo, 19 de marzo de 2017

Experiencia de financiamiento con el CNAC

  
Por Jesús Albarracín 

En Venezuela hacer cine es una actividad complicada. Sabemos que la realización de un largometraje requiere de un gran talento humano, pero aparte de eso de un presupuesto económico que dará un aliento para materializar la idea propuesta.     

Por lo  tanto, en ASOVICINE nos dimos  la tarea de emprender la aventura al principio con el presupuesto de nuestros propios bolsillos, la ayuda de pequeños empresarios y amistades que aportaron un granito de arena al proyecto HADOS. Así durante largo tiempo rodamos 52 escenas de 76 y se nos fue acabando el presupuesto por lo que decidimos intentar tocar las puertas del Centro Nacional de Cinematografía, CNAC en búsqueda de apoyo.




Para pretender nuestro objetivo se  tuvo que transitar  por una diversidad de taquillas burocráticas allá en Caracas. Desde 2015 hubo de registrase en el SAPI por los derechos de autor del guión. Más tarde se ingresó en la plataforma digital de SAPCINE del CNAC para explicarle con cifras demostrativas todos los pasos exigidos en esa solicitud (más de 15 requisitos), pasando por las solvencias tributarias de FONPROCINE, las fechas estimadas de rodaje, elencos, escenografías y costos estimados escena por escena, etc., hasta su conclusión.

Esto nos exigió ardua dedicación durante casi todo el primer semestre de 2016.Se llenaron los requisitos exigidos, pero ya para la fecha de este segundo semestre del corriente año,   ningún funcionario del CNAC, aún no nos ha notificado de la recepción de nuestros documentos, 7 DVD´s, guión y plan de rodaje consignados; lo que nos ha frustrado parcialmente esta pasión por el hacer cine en Venezuela. Antes bien, por ignorancia de las leyes tributarias o por olvidos involuntarios, al no haber declarado a tiempo ASOVICINE, el ente recaudador del CNAC, FONPROCINE ya nos ha multado con cerca de 40 mil bolívares este año. Gracias a donaciones de nuestros amigos de aquí y  del exterior, hemos podido cancelar estas multas para obtener las solvencias de hacer cine en el Táchira, aun cuando nuestra asociación no genera recursos propios.

Finalmente nunca recibimos una respuesta formal por parte del CNAC después de haber cumplido y enviado a sus oficinas todos los requisitos y  normas establecidas de “la modalidad Terminación de Proyectos Cinematográficos”

Aún así, hemos seguido. Sabemos que la disposición de todo el grupo de trabajo no se rinde con tal de alcanzar el objetivo de convertirla en película proyectable en los circuitos de salas  en el país. Bajo el liderazgo  de este trípode creativo de Carlos Martínez, Jesús Albarracín y Carlos Molina, ahora estamos apuntando hacia otras estrategias de tipo económicas para conseguir recursos y culminar todo el trabajo de la producción HADOS.




0 comentarios:

Publicar un comentario