miércoles, 5 de abril de 2017

Taller: Cómo ser actor de cine


Asovicine se propone desplegar un taller de cine en esta ciudad, dedicado a los jóvenes que viajan con el talento especial para la actuación. La clase de aspirante que Asovicine busca en su diana debe tener clase, ambición, osadía y pasión por el arte de la actuación. Una cosa muy especial: que entre sus proyectos  el participante considere EL CINE como objetivo importante de una posible carrera en su vida. Aquí en San Cristóbal un taller de cine recorre la imaginación  de los soñadores sin sospechar que ese podría ser el primer escalón para adentrarse por entero en ese inusitado arte que ya ha cumplido  cerca de los 100 años como expresión, comunión y deleite delante del espectador universal.

Ahora vayamos a lo práctico. Este taller  nace por dos razones. A) porque se necesita formar una cantera de actores para futuros proyectos donde el drama y la comedia filmadas estarían propensos  presentarse a la carta en esta ciudad. B) Porque bajo la tormenta de  la producción de una película que ya va para su 4 año de rodaje, el azote de la crisis económica nacional  ha sumido a los productores en una sequía de recursos financieros tan profunda que el rodaje de su largometraje está pidiendo auxilios para concluir su producción. Urgentemente  una de esas vías de salvación podría ser dictar talleres de cine con los elencos que trabajan en este mismo film, bajo la conducción profesional de su directora de Actuación –Isabel Estrada- su director de fotografía-Jesús Albarracín y el productor –director  del film-Carlos Molina.

No se pretende llevar a pasear a los participantes  por una pesada historiografía de un cine ajeno. No, antes bien, con la selección sobriamente puntual de unos 5 temas sobre actuación, los directores  de este Taller, “Cómo ser un actor de cine” se proponen darle la oportunidad de formar iniciados que luego puedan crecer con el estudio más especializado y el ejercicio en futuros y cercanos proyectos cinematográficos de ficción.  La actuación se asocia con la ficción. La ficción baja a los niveles iniciales de actores diletantes, navegando dentro de inspiraciones dramáticas y comedias  para darle vida a esa diversidad de personajes que viajan solitarios y a veces en compañía de amigos, amantes o personalidades  de diferentes edades, en la confrontación de su sobrevivencia, en espera de un actor o una actriz que los lance a la pantalla de plata.

Las empresas del mercado cinematográfico invitan al estudio, invitan a la revisión de actores y estrellas que a través de  esas historias bajan todos los días a nuestras casas, a nuestras salas de cine, para contar sus aventuras  dentro de una dimensión de 90 minutos; con atmósferas maravillosas, confrontación climática, crisis y desenlaces que  a veces pueden hacer llorar, comprender o solidarizarse con el personaje aquel, la mujer aquella, el hijo fulano de tal, gracias a la seguridad y fineza profesional de los actores y actrices que tuvieron que interpretarlos en aquella o esta película. En eso Hollywood sabe cómo dirigir  interpretaciones  de abismal alcance para el negocio del entretenimiento en las salas de cine y la televisión.

Hagamos de esta ciudad una pequeña isla de cine, pero con buenos actores y actrices. Los esperamos en la Librería Sin Límite a partir de mayo. Los sábados a las 2 pm.
Atentos  a la información para inscribirse  que pronto viene por las redes sociales.-


jueves, 30 de marzo de 2017

Hablando del cine tachirense





En una  amena tarde llena de juventud  y  entusiasmo  ASOVICINE  realizó una  pequeña y apretada charla sobre la historia del cine tachirense y su  trayectoria cinematográfica a los estudiantes del cuarto trimestre de  Comunicación social de la Universidad Bicentenaria de Aragua (UBA),quienes se acercaron a la sede de ASOVICINE, gracias a la iniciativa de la profesora Aliss Mora quien les imparte  la cátedra: Comunicación Visual. 

La tertulia histórica estuvo dirigida por el director de cine tachirense Carlos Molina.  Arrancando  con el inicio de la producción cinematográfica en el Táchira, dando a conocer  “Luz en El Páramo” un largometraje realizado por Bolívar Film en 1950, rodado en San Cristóbal y concluyendo con la fundación de ASOVICINE, la descripción de las generaciones de sus integrantes que han participado y los proyectos ejecutados como el  cortometraje  “EL Engaño de Mili” y actualmente “HADOS”.

No obstante,  el comunicador social y cineasta, Jesús Albarracín, complementó la reunión contando en pocas palabras su participación en el Proyecto “Táchira Pop”, Ver Táchira Pop un unitario realizado por ASOVICINE y Estudio 7 en el  año 2010 y su experiencia  como director de fotografía del largometraje en producción  “HADOS” .

 Igualmente, Albarracín proyectó ante los asistentes su  trabajo de grado el documental  “Cine Tachirense: Una Historia Aún No Contada”, audiovisual que cuenta la historia del cine tachirense en tres partes: La  proyección, salas de cine en Táchira y la producción  y testimonio de los creadores  de las películas realizadas desde 1950 hasta nuestro días, próximamente será proyectado a mayor escala. 

Finalmente, los estudiantes dieron sus impresiones  sobre  el conversatorio  exponiendo sus inquietudes  sobre el desconocimiento del trabajo cinematográfico en el  Táchira y alegaron querer participar  en los proyectos de ASOVICINE que se avecinan y dar a conocer más sobre el cine tachirense.  

domingo, 19 de marzo de 2017

Experiencia de financiamiento con el CNAC

  
Por Jesús Albarracín 

En Venezuela hacer cine es una actividad complicada. Sabemos que la realización de un largometraje requiere de un gran talento humano, pero aparte de eso de un presupuesto económico que dará un aliento para materializar la idea propuesta.     

Por lo  tanto, en ASOVICINE nos dimos  la tarea de emprender la aventura al principio con el presupuesto de nuestros propios bolsillos, la ayuda de pequeños empresarios y amistades que aportaron un granito de arena al proyecto HADOS. Así durante largo tiempo rodamos 52 escenas de 76 y se nos fue acabando el presupuesto por lo que decidimos intentar tocar las puertas del Centro Nacional de Cinematografía, CNAC en búsqueda de apoyo.




Para pretender nuestro objetivo se  tuvo que transitar  por una diversidad de taquillas burocráticas allá en Caracas. Desde 2015 hubo de registrase en el SAPI por los derechos de autor del guión. Más tarde se ingresó en la plataforma digital de SAPCINE del CNAC para explicarle con cifras demostrativas todos los pasos exigidos en esa solicitud (más de 15 requisitos), pasando por las solvencias tributarias de FONPROCINE, las fechas estimadas de rodaje, elencos, escenografías y costos estimados escena por escena, etc., hasta su conclusión.

Esto nos exigió ardua dedicación durante casi todo el primer semestre de 2016.Se llenaron los requisitos exigidos, pero ya para la fecha de este segundo semestre del corriente año,   ningún funcionario del CNAC, aún no nos ha notificado de la recepción de nuestros documentos, 7 DVD´s, guión y plan de rodaje consignados; lo que nos ha frustrado parcialmente esta pasión por el hacer cine en Venezuela. Antes bien, por ignorancia de las leyes tributarias o por olvidos involuntarios, al no haber declarado a tiempo ASOVICINE, el ente recaudador del CNAC, FONPROCINE ya nos ha multado con cerca de 40 mil bolívares este año. Gracias a donaciones de nuestros amigos de aquí y  del exterior, hemos podido cancelar estas multas para obtener las solvencias de hacer cine en el Táchira, aun cuando nuestra asociación no genera recursos propios.

Finalmente nunca recibimos una respuesta formal por parte del CNAC después de haber cumplido y enviado a sus oficinas todos los requisitos y  normas establecidas de “la modalidad Terminación de Proyectos Cinematográficos”

Aún así, hemos seguido. Sabemos que la disposición de todo el grupo de trabajo no se rinde con tal de alcanzar el objetivo de convertirla en película proyectable en los circuitos de salas  en el país. Bajo el liderazgo  de este trípode creativo de Carlos Martínez, Jesús Albarracín y Carlos Molina, ahora estamos apuntando hacia otras estrategias de tipo económicas para conseguir recursos y culminar todo el trabajo de la producción HADOS.




martes, 14 de marzo de 2017

Cortos Hitos de una Película sin Terminar





Desde aquella concepción del guión, destinado a convertirse en una película para vacaciones, hasta el mediodía  del rodaje, HADOS ha sido una hechicera  experiencia entre jóvenes dinámicos y dispuestos a llevar a cabo esta película.

Escribimos, pues, un guión –en el que me ayudó sin profundidad el amigo Gustavo. Este trabajo lo precisé como una historia que la rodaríamos con el apoyo de Isabel Estrada –dirección y entrenamiento de los actores; Jesús Albarracín –en la dirección  de fotografía, cámara y postproducción; y como intérpretes. Andrea Aguilar, Lucía Jiménez, Leonel Bolívar, Morela Reyes, Katherin Carmona y Omar Enrique (Kike) Uzcátegui.  El rodaje de estos primeros 30 minutos también recibió el apoyo del artista holandés, Paulus Geeve, su ex esposa Floralba Calderón y algunos extras que espontáneamente nos prestaron su talento. Un apoyo básico para el catering nos lo dieron Bayron Bolívar y su esposa Mary (+ julio 2016). Para la fabricación del carro de los traveling nos apoyó Wilman López y para el peinado y maquillaje de los actores, contamos con el estilista Daymiller Zambrano. Dicho rodaje nos ocupó casi un año (2013). 


                  Ensayos de las primeras escenas 


Una vez rodadas las escenas de este primer guión, lo doblamos en las mismas voces del elenco y Jesús lo editó bajo mi dirección y con algunas recomendaciones de Isabel. Y para la banda musical recurrimos al compositor y arreglista Carlos Eduardo Arellano. Y estos primeros 30 minutos recibieron como nombre: HADOS, EL DOLOROSO JUEGO DEL AMOR.


Para entonces, este trabajo sería parte de una serie de varias entregas. Por lo que la II parte  intitularíamos, LA GLORIA DE LILIAN, lo que nos inspiró la escritura  de un largo guión, continuo y complejo por la presencia de muchos y nuevos personajes en escenarios diversos y complicados para la producción. Todo lo cual atrajo dos inconvenientes cruciales; financiamiento y más tiempo suficiente. Y la moraleja es que no se debe concebir una historia para  el cine si no se cuenta con los recursos necesarios que cubran la complejidad que demanda la producción de un film de más de 80 minutos de duración.  Desde la perspectiva del  15 de enero de 2015 decíamos  que, “durante el pasado año del 2014, hemos rodado 8 escenas y aunque el guión del capítulo II junto con el capítulo III  sumarían unos 50 escenas, tenemos fe en terminarlo en el 2015”. El rodaje de estas 9 escenas nos ha costado mucho trabajo. Con limitaciones agresivas tuvimos que manejarnos con audacia e ingenio, aplicados en beneficio de la calidad escenográfica y actoral para esta historia.

Escena 41/ HADOS

Al presente debemos corregir nuestros cálculos  porque la realidad nos ha obligado poner los pies en la tierra. Hacer cine no sólo es una inspiración poético-romántica. Es mucho más. El cine es una empresa industrial. Y como tal los productores deben contar con una planificación bordada siempre con el prefijo del financiamiento suficiente, calculado de antemano para que cuando el director ordene “¡Silencio, Luces, Rueda Sonido, Rueda Cámara y Acción¡”, en el plató estén listos y prevenidos todos los equipos comprometidos con la producción de una película que se terminará de hacer en el lugar y tiempo  planificados. Los productores de  HADOS procuramos lo más que pudimos acercarnos a esa premisa ideal. Pero realmente no  se previó la crisis económica que vendría como un tsunami sobre  Venezuela, desde finales del 2015 hasta el presente. El nivel de contingencia que estimamos tuvo un techo por demás un poco bajo y la película- como lo dice uno de sus personajes- hizo aguas.



 Para el presente, HADOS nos ha hecho evolucionar como realizadores de un cine de ficción. El guión finalmente contiene una historia para ser contada en 76 escenas exigentes de un tiempo en pantalla de aproximadamente 1 hora y 40 minutos. Ya dejó de ser un seriado para convertirse en un largo. Se revela ya en el rodaje de unas 50 escenas que este largometraje podrá estimarse con un estilo narrativo que apela a mitos e historias, cuyos personajes bordean sus vidas sobre líneas de misterio, encantos amorosos y presagios de ambición hacia el más allá. Con un elenco de jóvenes muy dispuestos para brindar sus mejores talentos  en la interpretación de sus respectivos personajes, forjados a punta de ensayo y error, bajo la tesonera conducción de la profesora Isabel Estrada.

 No nos arrepentimos de lo hecho. Antes bien, los productores de HADOS hemos trabajado duro no sólo en la producción de esas escenas tan llenas de encanto y vínculos entre la juventud y la ficción regional, sino también hemos recurrido al CNAC y a plataformas en el extranjero, tal vez infructuosamente, con el propósito de encontrar respaldo financiero para superar los retos la “Tramalogía Capitalista”  en que vivimos actualmente.  E intentar darle punto final a este ambicioso e impredecible trabajo creativo de  filmar este misterioso juego del amor en el Táchira.- 




  Artículo: Carlos Molina 
  Fotografías: Jesús Albarracín 



Campaña de Indiegogo





Dentro de la campaña de recolección de fondos para nuestra película HADOS, he aquí un vídeo donde planteábamos una estrategia para lograrlo a nivel internacional. 



jueves, 11 de agosto de 2016

Asovicine Ayer y Hoy

Cadena de esfuerzos creativos en pos de la expresión

 fílmica,a cargo de un grupo de jóvenes,movidos 

por la ilusión de hacer cine en el Táchira. 


Se acercaron a  los talleres de Asovicine primero con una cierta timidez,luego les vino la confianza a partir de las enseñanzas del instructor en el tema de la actuación y el punto de vista de una cámara. 

De este primer encuentro surgieron estos trabajos fílmicos de un poco más de un minuto de duración. Así, Asovicine echaría raíces
con esta generación de entusiastas jóvenes convocados por la pasión de un cineasta de la ciudad, el fundador de Asovicine, Carlos Molina; quien junto con Gustavo Gutièrrez, Freddy Araque, Cynthia Sholzs y Gerardo Mendoza y la nueva generación: Jesús Albarracín, Isabel Estrada, Carlos Mártines y Nakary Romero.  2001-2003-2005-2010-2012-2016. 

Tareas de un minuto 2001





Los integrantes del primer quinquenio del siglo XXI de esta asociación hacían talleres para ejercitarse en el lenguaje fílmico mediante cortos film de un minuto. Los escenarios elegidos solían ser la plaza Bolívar y Salón de lectura de la ciudad de San Cristóbal, Táchira.